martes, 30 de abril de 2013

Zorrón

Hay un tipo de mujer a la que por su manera de actuar, de moverse, en definitiva, por su forma de ser, yo la llamo zorrón. A un zorrón se la reconoce de lejos, muy de lejos. Yo antes de verlas, siento su presencia, es como un tipo de radar que me avisa de su molesta presencia…
Son como el demonio vestido de mujer, con una melena medio larga, delgadas, ropa ajustada y unos dedos juguetones, que los mismo se enredan grácilmente en su pelo, que se posan en la pierna de algún hombre.
Esas mujeres son venenosas, son una mezcla entre gacela y leona. Esas mujeres que se caracterizan por tener siempre la sonrisa en los labios y por ser rápidas y ágiles cual gacela…en celo. Siempre están ahí, esperando al acecho cual leona esperando saltar sobre su presa.
Los zorrones sacan provecho de cualquier situación. Son mujeres que joden, joden a todo el que puedan, aprovechándose. Y ver cómo joden, impunemente y sin escrúpulos, me puede, me pierdo y me cuesta contenerme.
Yo las mantengo bien lejos de mí y de mi maromen, y a la que se acerque demasiado, o yo intuya que se acerca a joder, estoy dispuesta a sacarle los ojos….

lunes, 29 de abril de 2013

Reseña: Storm (Elemental #1) - Brigid Kemmerer

Título: Storm
Autora: Brigid Kemmerer
Editorial: 
Género: Young Adult - Paranormal
Fecha de Publicación: 24 de abril de 2012
Sinopsis: 
Tierra, Fuego, Aire, Agua... ellos tienen más poder del que te imaginas.
Desde que su exnovio difundió esas mentiras sobre ella, Becca Chandler de repente está llamando la atención de todos los chicos... todos los que ella no quiere. Entonces ella salva a Chris Merrick de ser golpeado en el aparcamiento de la escuela. Chris es diferente. Bastante diferente: él puede controlar el agua, así como sus hermanos puede controlar el fuego, el viento y la tierra. Ellos son poderosos. Peligrosos. Condenados a muerte.
Y ahora que ella sabe la verdad, también lo está Becca.
Los secretos son difíciles de mantener cuando tu vida está en peligro. Cuando Hunter, el misterioso chico nuevo en la escuela, parece tener el talento de estar en el lugar equivocado en el momento correcto, Becca cree que puede confiar en él. Pero entonces Hunter empieza a enfrentarse con Chris, y Becca se pregunta quién está escondiendo la verdad más peligrosa de todas.
La tormenta está acercándose...  

Reseña:


Becca está saliendo del aparcamiento de la escuela cuando de repente ve que un par de chicos golpean a otro. Al principio duda sobre qué hacer, pero al final se decide a hacer lo correcto: ayudar al chico en el suelo intentando alejar a sus atacantes. Pero entonces este simple acto de ayudar a Chris lleva a Becca a muchos peligros y a conocer verdades sobre la ciudad en la que ha vivido toda la vida que desconocía completamente. Verdades que la afectan directamente y que explican varías cosas extrañas en su vida.

Empecé a leer esta historia porque era la primera vez que veía algo paranormal relacionado con los elementos, así que quise saber cómo sería. Y aunque este primer libro no fue una gran experiencia, debo aceptar y decir que Brigid escribe de una manera ágil y entretenida y logra que el lector se involucre en este "mundo" y llegue a amar a los personajes centrales de toda la historia: los hermanos Merrick (claramente si pones a un chico en la portada, tienes que hacerlo deseable y lograr que todas lo amen. Lo demás es secundario).


Y aunque me gustó la historia en general y la forma de escribir de Brigid, hubo algunas cosas que me impidieron darle una mejor calificación a esta historia.



Mi principal problema tiene nombre propio y se llama BECCA. Sencillamente no logré conectar con esta chica y me pareció un personaje plano, insulso, ingenuo (a pesar de lo que vivió con su ex) y demasiado fastidioso para apreciarla al menos un poco. Becca está viviendo un momento muy difícil por los rumores que difundió su exnovio, y es en esos momentos donde casi logré que me gustara. Casi. Pero la mayor parte del tiempo simplemente la detesté y odié que fuera el personaje principal de esta historia.

Mi segundo gran problema tiene que ver con un tema recurrente en la literatura juvenil: los fucking triángulos amorosos. ODIO los triángulos amorosos. LOS DETESTO. LOS ABORRESCO. Y aunque de entrada sabía que esta historia nos describiría un triángulo amoroso, creí (tontamente) que la autora podría ser diferente a todas las demás y tratar de llevar mejor este tema. PERO NO.



Y es que este triángulo amoroso nos lleva al tercer problema que tuve: la ausencia de Chris. Se supone que esta historia es sobre los elementos, y Chris puede manejar el agua (de ahí el nombre del libro), así que esperaba que el libro se centrara más en él y en su historia: su relación familiar, su habilidad, su vida. Y aunque sí, la autora desarrolla bien el personaje (bastante bien para solo haber usado menos del 50% de la historia en él), todo el libro se centra en Becca, sus secretos y miedos, su vida, y su relación con Hunter (el otro chico en el triángulo amoroso, que también es misterioso y solitario), dejando un poco de lado a Chris. :'(

En cuanto a los demás personajes, los hermanos Merrick son sencillamente perfectos. Cada uno con su propia personalidad y secreto oscuro que los hace atrayentes e interesantes. Y aunque entre ellos no existe una relación de felicidad absoluta, me gustó mucho la interacción que existe entre este clan masculino.


Y fueron los momentos de acción (y aquellas últimas páginas) los que me hicieron querer un poco esta historia y querer continuar esta serie. Y aunque este libro no era lo que esperaba, sí me ayudó a conocer a una autora nueva, una mujer que sabe escribir historias interesantes con chicos sensuales.


Es una historia interesante, con un personaje principal (Chris) que adoré desde el primer momento y un argumento que la autora desarrolla bien en el transcurso de las páginas. Aunque (al menos para mí) fue un poco predecible y no logré congeniar completamente con la parte femenina de la historia, me gustó el plantemiento del argumento y creo que disfrutaré mucho (si no hay triángulos amorosos) con los siguientes de la serie.




Puntuación:



Sobre la Autora:


Brigid Kemmerer nació en Omaha, Nebraska, aunque sus padres la transladaron por todo Estados Unidos, desde el desierto en Albuquerque, Nuevo México, hasta la orilla del lago en Cleveland, Ohio, y con varias paradas en el medio, finalmente se instalaron cerca a Annapolis, Maryland. Brigid empezó a escribir en secundaria, y su primera "novela" real era acerca de cuatro hermanos que causaban un alboroto en los suburbios. Esos cuatro hermanos son los mismos chicos que viven en las páginas de la serie The Elemental, así que a Brigid le gusta decir que ha tenido a cuatro adolescentes ocupando un espacio en su cabeza durante los últimos diecisiete años. (Aunque algunas veces eso la haga sonar loca).

A Brigid le encanta escuchar de la gente, y probablemente no se referirá a sí misma en tercera persona si verdaderamente le escribes. Tiene un teléfono atado quirurgicamente a ella, y el correo electrónico es la mejor manera de contactarla. Su correo es brigidmary@gmail.com.
Tomado de Amazon





¿Les llama la atención? ¿Lo han leído?

Nos leemos ;)

viernes, 26 de abril de 2013

La ley de la discriminación: migración y mercados de trabajo en España

F
Fotografía de Juan Rulfo

Una breve contextualización

Referirse a la relación entre inmigración y mercados laborales en España exige al menos la referencia a cinco puntos específicos, en el contexto global de un proceso de reestructuración sistémica del capitalismo. Ante todo, i) la persistencia de una política de asilo restrictiva, ii) la consolidación de una política migratoria regresiva que ha dado un giro significativo a partir de 2008 y que el recambio de gobierno no ha hecho más que acentuar; iii) el cambio de ciclo migratorio a partir de 2012; iv) la extensión relativa de prácticas y discursos racistas y xenófobos en Europa y v) la pérdida de prioridad pública de la inmigración en general, en función de una agenda pública centrada de forma excluyente en el discurso tecnocrático de la superación de la crisis. Deforma sumaria, ampliemos estos puntos.

i)        En primer término, hay que referirse a una política de asilo restrictiva (1), tanto a nivel europeo como a nivel nacional. Según los últimos datos disponibles recopilados por CEAR, en España se presentaron sólo 3395 solicitudes, de las cuales se denegaron 2410, lo que significa que algo más del 70% de solicitantes de asilo o protección internacional en España quedaron en situación irregular, en consonancia al elevado porcentaje de solicitudes denegadas por el conjunto de la UE27, que asciende al 75% (2). En términos más amplios, el 90% de los refugiados son acogidos por los llamados “países en vías de desarrollo”, lo que no hace más que reafirmar la transferencia política de responsabilidad de los países más ricos hacia los más pobres. El informe “La situación de los refugiados en España” (3) es contundente: “El bajo índice de solicitudes en España se debe en buena parte a las enormes dificultades existentes para acceder al procedimiento de protección internacional en los CIE, puestos fronterizos y costas. Tanto en los CIE como en los aeropuertos se han detectado múltiples irregularidades que tienen que ver, esencialmente, con el derecho a una asistencia jurídica especializada. Además, la ausencia de un procedimiento de identificación de personas que puedan requerir determinada protección (menores de edad, víctimas de trata, solicitantes de protección internacional, etc.) hace que muchas de ellas no accedan al procedimiento de protección internacional” (pág. 180).

ii)      En segundo término, hay que referirse a la política migratoria española que de forma inequívoca endurece las exigencias y requisitos para residir y trabajar en territorio nacional. Esta política, aunque suele definirse como una “política de fronteras cerradas”, se caracteriza más bien por la segmentación que establece al interior de la población inmigrante, es decir, por la construcción jerárquica que establece entre diferentes categorías socio-económicas dentro de estos colectivos. Por un lado, se favorece la movilidad geográfica de inmigrantes con tarjeta azul (ejecutivos, universitarios, profesionales con alta cualificación) y, de manera más reciente, a un tipo de inmigrante de una franja de ingresos elevada (como es el caso de los compradores de viviendas de más de 160.000 €, que adquieren permiso de residencia y trabajo de manera automática), sumándose a los históricos privilegios de inversores y empresarios que, en muchísimos casos, gozan de exenciones fiscales de excepción para instalarse en el país. Por otro lado, se trata de vedar el paso a flujos migratorios que son juzgados por los estados europeos como “indeseables” -especialmente, procedentes de África y Medio Oriente- caracterizados de forma genérica por sus carencias económicas y cualificaciones más reducidas. En síntesis, la actual política migratoria se caracteriza por una fuerte selectividad de inmigrantes según su pertenencia de clase (o, si se prefiere, según su poder adquisitivo), instaurando un patrón selectivo que plantea una relación de apertura ante elites profesionales y económicas en simultáneo a la restricción de flujos migrantes de trabajadores manuales y personas en situación precaria. La supresión de fondos de integración, la reducción drástica del presupuesto para políticas de co-desarrollo y cooperación, la desfinanciación de partidas destinadas a asociaciones y ONG que trabajan con estos colectivos, el refuerzo de una política de control migratorio que incluye la militarización contra la inmigración irregular en África, la política persistente de redadas policiales y expulsiones, el mantenimiento de los CIE, la exclusión de los inmigrantes en situación irregular del sistema sanitario gratuito, etc., forman parte del arsenal de políticas que dificultan una inclusión igualitaria de estos colectivos, creando nuevas «ciudadanías periféricas» dentro de los llamados países centrales y la criminalización de personas en situación irregular. El objetivo de conjunto es claro: forzar el retorno de un “excedente” de extranjeros residentes y retener a quienes sigan “compitiendo” con salarios bajos, puedan atemperar la caída del consumo y sigan aportando, mediante contribuciones fiscales directas e indirectas, recursos económicos al estado español. 

iii)    También tenemos que referirnos al cambio de ciclo migratorio en España: en 2012, según el INE, se estima que 927.890 personas abandonaron el país, de las cuales 117.523 eran españolas y 810.367 extranjeras. En total, el saldo entre número de inmigrantes y emigrantes es negativo: 137.628 personas menos. Así, de ser predominantemente un país receptor de inmigrantes, España se ha convertido en un país productor de emigrantes. Este saldo negativo –que seguirá incrementándose en los próximos años- equivale a una fuga de trabajadores cualificados (ingenieros, investigadores, profesionales de la sanidad, técnicos con formación superior, jóvenes licenciados, etc.) que, probablemente, retrasará más cualquier reactivación económica, como no sea mediante la importación sustitutiva de mano de obra profesionalizada o la repetición de un modelo productivo que ha mostrado de sobra sus límites. La contradicción es clara: por un lado se expulsa indirectamente a muchos jóvenes españoles con educación superior (públicamente financiada) en situación de desempleo y, por otro, se priva al sistema económico de una de las franjas de la población activa que España más necesita para diversificar los mercados de trabajo y propiciar un cambio de modelo productivo. Si se tiene en cuenta el decrecimiento poblacional y el aumento relativo de la población pasiva, es previsible que esta ola de emigración también producirá efectos negativos en el sistema de la seguridad social (por no mencionar las consecuencias sociales y psíquicas de esta diáspora).

iv)    Asimismo, las prácticas discriminatorias por cuestiones de nacionalidad o raza también se han incrementado en los últimos años tanto en España como en el resto de países europeos, creando nuevas barreras culturales de ingreso a los mercados laborales y al desarrollo de una sociedad igualitaria. La xenofobia y el racismo, como operadores selectivos, aparecen como refugio no sólo de grupos de ultraderecha, sino también de una parte creciente de la población, expuesta a situaciones de exclusión social y a la caída de su calidad de vida. Ello crea las condiciones ideológicas propicias para que los discursos xenófobos y racistas tengan mayor calado (y la prueba más rotunda de este crecimiento es la consolidación electoral de una derecha que ha hecho de la restricción de la inmigración una de sus banderas). Desde luego, la visión instrumentalista y economicista de la inmigración tiene como contracara un discurso que plantea a este colectivo como “sobrante” o “amenaza laboral”. El tópico que restringe el alcance del racismo y la xenofobia a la ultraderecha es una mera coartada intelectual que mantiene a distancia la verdadera magnitud de estos problemas, tanto a nivel social como institucional: omite la discriminación racial y por origen en los mercados de trabajo. No es un asunto menor que no exista ninguna publicación de datos estadísticos oficiales relativos a denuncias y procesos penales de delitos racistas en territorio español (4). La extensión del racismo y la xenofobia exige un debate público pendiente, que constituye una deuda estructural de cualquier sociedad mínimamente democrática. Nada señala que esta ofensiva racista y xenófoba (incluyendo la islamofobia, la gitanofobia y el antisemitismo) que recorre Europa vaya a detenerse en los próximos años, como no sea con un giro de las políticas públicas comunes.

v)      Al panorama anterior hay que sumar la omnipresencia del discurso tecnocrático de la crisis que oculta problemas no menos graves, como ocurre con el de la inmigración. El «borrado» de la problemática migratoria en los discursos oficiales forma parte del desentendimiento con respecto a su bienestar. Al respecto, en los últimos cinco años puede reconocerse un giro: si desde los 90 la “inmigración” estuvo ligada a “mercados de trabajo” (asociada a una política de provisión de mano de obra barata para mercados subcualificados), el nuevo giro convierte en residual esta política: más que una fuerza instrumental relativamente valorada por su aportación laboral intensiva, en la actualidad la inmigración tiende a ser valorada especialmente por su aportación de capital o su aportación fiscal, lo que reconfigura radicalmente el mapa migratorio.

 
Mercado laboral formal: confinamiento sectorial, desigualdad y tasa de paro

Referirnos a la segmentación operada por la política migratoria no niega el efecto de homogeneizaciónque por casi dos décadas esa misma política produjo entre trabajadores inmigrados. Para circunscribirme al caso español: desde la década de los 90, el «confinamiento sectorial» de la mayoría de inmigrantes a puestos de trabajo precarizados, en posición subordinada y en sectores económicos de baja cualificación, resulta inequívoco: 8 de cada 10 inmigrantes sigue trabajando en hostelería, industria, comercio minorista, servicio a personas, agricultura y pesca y construcción.

De forma complementaria a este confinamiento, la «tasa de desempleo» de inmigrantes extracomunitarios supera en más del 12% la tasa de paro de trabajadores nacionales y comunitarios, situándose a la fecha en poco menos del 38% (5). La creciente marginación de estos colectivos está vinculada no sólo a las dificultades para acceder a los mercados laborales locales sino también al tipo de empleo y a las condiciones de contratación a los que accede. La categoría de “trabajador pobre” es una realidad cada vez más visible (que incluye desde luego tanto a personas inmigrantes como nacionales).

Como consecuencia de esta «crisis del trabajo», dentro de los colectivos de inmigrantes se está produciendo un doble fenómeno: retorno a los países de procedencia en algunos casos (especialmente, procedentes de América Latina) y la pérdida de los permisos de trabajo y residencia de miles de personas inmigradas, que necesitan trabajar al menos 6 meses por año para poder renovar su documentación. La imposibilidad de cumplir con este requisito supone el tránsito hacia una situación irregular, así como la exclusión del sistema sanitario gratuito, el deterioro de sus condiciones materiales de vida y la dificultad para asumir sus deudas hipotecarias o de otro tipo. De hecho, ya en 2011, según Eurostat, el 18% de los nativos estaba expuesto a la pobreza, mientras que esa cifra alcanzaba entonces al 32% de los inmigrantes.

Tras un análisis sistemático de las condiciones laborales de los inmigrantes extracomunitarios que acceden a un empleo y su comparación cualitativa con los puestos laborales reservados a españoles y comunitarios los resultados no dejan lugar a duda: tanto en términos salariales como en acceso a puestos jerárquicos dentro de empresas y otras organizaciones (incluyendo la administración pública), la desigualdad es notoria y relevante. En esta dimensión, no sólo cuenta la tasa de parados desigual, sino también la calidad desigual de los empleos a los que acceden respectivamente inmigrantes y locales. La referencia a una «inclusión subordinada» dentro de los mercados de trabajo resulta fundamental: no importa sólo la obtención de un empleo, sino la calidad del mismo. Basándonos en el informe “Inmigración y mercado de trabajo 2011”, a la par que la tasa de temporalidad de los inmigrantes disminuye a medida que la estancia es más duradera, se mantienen las diferencias salariales entre españoles y extranjeros (5). El salario medio anual de la población extranjera se sitúa en una franja entre el 51% y el 61% del correspondiente a la población española, dependiendo de la fuente estadística utilizada (6). Las causas de estas diferencias son diversas: variables laborales (tipo de contrato, tipo de jornada, el puesto de trabajo que se ocupa o la actividad productiva de la empresa en que se trabaja); variables sociodemográficas (sexo o lugar de nacimiento) y, según menciona el informe citado, la “discriminación” (p. 157). En última instancia, las tendencias de la participación de la inmigración en el mercado de trabajo español se mantienen, en particular, la «segregación ocupacional» y la «especialización por género». El informe es contundente: “La participación laboral de los extranjeros nacidos fuera de España sufre de sesgos terciarios y sesgos femeninos, concentraciones en puestos de trabajo de baja cualificación y mayor especialización en ramas y categorías laborales concretas” (p.158). En menor medida, esta situación es similar en el caso del colectivo de la población ocupada española nacida fuera de España.

Aunque a menudo suelen plantearse las desigualdades laborales como diferencias en las cualificaciones profesionales, un análisis comparativo de cualificación desmonta esta falacia. Según los datos publicados por Eurostat en 2011, si la sobrecualificación profesional en España alcanza al 31% de los trabajadores, el fenómeno de la sobrecualificación se acentúa entre los colectivos inmigrantes, con una tasa que alcanza el 58%. La amplia mayoría de la población inmigrante tiene una ocupación no cualificada por debajo de su nivel formativo, sumado a las dificultades en la homologación de sus títulos, obstaculizando una inserción laboral mínimamente satisfactoria y una cierta movilidad laboral ascendente.

Cualquier explicación meritocrática, al respecto, se derrumba: no existe correlacíón entre cualificación, puesto de trabajo y remuneración. La discriminación laboral por razones de origen o etnia, en suma, se hace manifiesta de diversas formas: bajo la forma de segregación ocupacional, desigualdad salarial, tasa de paro más elevada, temporalidad superior y asimetría en las oportunidades laborales. 

¿Qué cabe decir sobre la participación por parte de diversos inmigrantes en la economía sumergida, esto es, trabajadores privados de derecho? Según la estimación de carácter extraoficial del Ministerio de Economía y Hacienda ya en 2011 se calculaba que la economía sumergida en España representaba el 23% del PIB, mientras que en 2012 representó el 22, 5% del PIB, esto es, 212.125 millones que, entre otras cosas, no tributan ni aportan a la seguridad social. Aunque reflexionar sobre la economía sumergida exige un estudio pormenorizado que no puedo emprender en este contexto, señalemos que el empleo irregular implica más de 4.000.000 de personas, de las cuales al menos medio millón son extranjeras. Trabajar en la economía sumergida no sólo supone incumplir las normas laborales vigentes e incurrir en fraude, sino que expone a una manifiesta vulneración de los derechos de los trabajadores. Todo ello debería ser suficiente no sólo para incrementar de forma notable las inspecciones de trabajo y crear más controles a un sistema desenfrenado de lucro, sino para propiciar un giro radical en las políticas migratorias tanto en España como en el resto de Europa. Aunque es improbable que ocurra algo similar en los próximos años, debería ser una de las exigencias fundamentales de un horizonte político de izquierdas.

A modo de conclusión

Lo anterior permite sostener que el cambio de las condiciones económicas a partir de 2008 en España, si bien afecta de forma general a las clases trabajadoras, ha golpeado con particular rigor a inmigrantes extracomunitarios, de forma similar a otros colectivos especialmente vulnerables. Si bien el deterioro de los mercados de trabajo no afecta solamente a estos colectivos, dicho deterioro se hace peculiarmente visible en la población inmigrante, siendo los menos afectados aquellos que disponen de una mayor cualificación.

Hay buenas razones para suponer que las prácticas discriminatorias son sistemáticas y sistémicas, aunque ningún indicador aislado permita sostenerlo de forma inequívoca. Sin embargo, la convergencia de múltiples indicadores en un mismo sentido permite interpretar algunas realidades como manifiestamente discriminatorias: la tasa de desempleo, la tasa de temporalidad, las desigualdades salariales, la movilidad laboral, etc., señalan un trato desfavorable hacia los inmigrantes extracomunitarios que obstruye seriamente cualquier proyecto de integración. Por recuperar lo dicho en el Informe “Inmigración y Mercado de Trabajo 2011”(pág. 160): “Apenas existen estudios que hayan determinado con rigor la discriminación que sufren los trabajadores extranjeros en el mercado laboral, pero hay indicios claros de que tal discriminación existe. Por el momento, la discriminación no ha merecido una atención especial en el proceso de inserción laboral de la población inmigrada, porque la simple legalización de tal inserción ha sido prioritaria. Ahora, sin embargo, combatir la discriminación es ya asunto inaplazable y ello demanda, en primer lugar, cierto aprendizaje para detectarla y calibrarla. La lucha contra la discriminación requiere una vigilancia específica que comienza por el acceso al trabajo, asegurando que se cumple el principio de igualdad de oportunidades y sigue con las condiciones laborales y los procesos de promoción interna en las empresas. La discriminación en algunos casos puede ser burda, pero en otros es muy sutil, y es por ello por lo que no puede ser detectada ni corregida sin mecanismos específicos establecidos a tal efecto”.

Sería apresurado suponer que la discriminación opera de forma indiscriminada. Aunque apenas hay estudios sobre esta materia, hay indicios suficientes para mostrar que tal discriminación laboral (abierta y encubierta, social e institucional) está extendida, no sólo en cuanto a la falta de igualdad de oportunidades, sino también en las condiciones laborales establecidas y los procesos de promoción interna en las empresas.

Desde luego, que esta discriminación sistémica ni siquiera esté reconocida como tal no hace sino agravar el problema. Queda todavía por saber si en la próxima década Europa afrontará esta fractura en términos de derechos económicos y sociales o si se conformará con disimularla bajo una altisonante retórica de la igualdad.

Arturo Borra 
 
 
(1)     Para una reconstrucción más amplia de la situación de refugiados y desplazados en el mundo, remito a “Más allá de un proyecto de bienestar cercado: refugiados y desplazados en el mundo”, en http://www.rebelion.org/noticia.php?id=131170.

(2)     Dichos datos pueden consultarse en el resumen estadístico de CEAR,  http://www.cear.es/files/up2012/asilo%20en%20cifras%202011vr%20web.pdf.

(3)     Puede accederse al informe completo en http://www.cear.es/files/up2012/Informe%202012.pdf.

(4)     Basándonos en informes de la Red Europea de Información sobre Racismo y Xenofobia (RAXEN), en España, cada día al menos 10 personas sufren una agresión física o verbal por motivos de raza, etnia o nacionalidad, además de más de 80 personas asesinadas desde 1992, víctimas de delitos de odio. El “Informe Racismo 2010” de la DGII, desde una perspectiva conceptual más amplia, muestra que una parte significativa de la población española, superior al 60 %, no sólo no muestra una actitud de apertura hacia la inmigración sino que, en medidas variables, considera que la desigualdad entre nacionales y foráneos es legítima. Para información relativa al campo laboral, remito al Informe de “Inmigración y mercados de trabajo 2011”, http://extranjeros.empleo.gob.es/es/ObservatorioPermanenteInmigracion/Publicaciones/archivos/OPI_28_Inmigracion_y_Mercado_de_trabajo-Informe2011.pdf

(5)     Me remito a los últimos datos de la EPA: http://www.ine.es/daco/daco42/daco4211/epa0211.pdf

(6)     Estas diferencias han sido puestas de manifiesto con datos de la Estadísticadel mercado de trabajo y pensiones y de la EAES (Encuesta Anual de Estructura Salarial). La primera fuente la sitúa en 9.950 euros a favor de los españoles en  2010 y la segunda estima la ganancia salarial media de los españoles en 23.019 euros frente a una ganancia de 14.058 euros en el caso de los latinoamericanos y de 14.690 en el de asiáticos y africanos en 2009.

Primavera III: Cómo visten a los niños alemanes....

Cuando eres canijo, estás muy a las expensas de lo que tus padres digan o digan que hagas. Porque ellos, tus padres, son un ser superior en conocimientos, muchos centímetros más altos y siempre saben que la vas a liar antes de que tú ni siquiera lo hayas pensado.

Cuando eres pequeño no te dejan escoger qué ropa te vas a poner ese día, y sí, parecerá injusto, pero es la manera más lógica de vestir a un niño, porque los niños son pequeños seres creativos y curiosos, y para ellos la combinación de katiuskas y vestido de verano, o pantalón corto, es lo más.

Parece ser que en la Bundesrepublik teutona, son más democráticos que en España. Visto lo visto, creo que los canijos teutones sí que pueden decidir ellos mismos qué ponerse. O qué quitarse.

Entiendo que por las mañanas haga frío, y que por consiguiente uno se abrigue más. Por las tardes, cuando sale el sol, nos sobra ropa. No pasa nada, uno siempre se puede quitar el jersey, el polo o cualquier prenda extra que se lleve o que se le haya puesto al niño.

Pero ver a una niña sin vestido y sólo en leotardos y camiseta interior, en medio de la calle, no sé, a mí que me llamen rara, me parece un tanto excesivo. Ya se sabe, los padres teutones, son más democráticos y dejan a sus hijos decidir desde bien pronto con qué pintas ir por la vida....

Por todos es bien conocido que...de tal palo....tal falta de gracia en el vestir.

miércoles, 24 de abril de 2013

WoW (9): The Program - Suzanne Young

Waiting on Wednesday es una sección hecho por Jill en su Blog, Breaking The SpineSe trata de enseñar aquellos libros próximos a salir a la venta (o ya en venta) que queremos tener en nuestras manos.


The Program - Suzanne Young (30 de abril de 2013)


En el mundo de Sloane, los verdaderos sentimientos están prohibidos, el suicidio adolescente es una epidemia, y la única solución es El Programa.

Sloane sabe que no debe llorar delante de nadie. Con el suicidio ahora como una epidemia internacional, un arranque podría llevarla a El Programa, la única opción de tratamiendo probada. Los padres de Sloane ya han perdido a un hijo; Sloane sabe que harán cualquier cosa para mantenerla viva. También sabe que todos los que han pasado por El Programa regresan como pizarras en blanco. Porque su depresión queda atrás... pero también sus memorias.


Bajo constante vigilancia en casa y en la escuela, Sloane pone buena cara y mantiene sus sentimientos enterrados tan profundamente como puede. Con la única persona con la que Sloane puede ser ella misma es con James. Él ha prometido mantenerlos a ambos a salvo y fuera del tratamiento, y Sloane sabe que su amor es lo suficientemente fuerte para soportar cualquier cosa. Pero a pesar de las promesas que se hicieron, se está haciendo más difícil esconder la verdad. Ambos se están volviendo más débiles. La depresión está creciendo. Y El Programa va por ellos.


                                                            




¿Les llama la atención?

Nos leemos ;)

Portada Revelada: Blue Lines (Assassins #4) - Toni Aleo

Hoy gracias a IMR Blog Tours les traigo la portada de Blue Lines de Toni Aleo :D... La versión original de la sinopsis puedes verla poniendo el puntero sobre la imagen ;)



Título del Libro: Blue Lines (Assassins #4)
Autora: Toni Aleo
Fecha de Publicación Esperada: 13/08/2013
Género: Romántico.
Sinopsis: Los opuestos hacen más que atraerse en la última novela de los Assassins de Nashville de Toni Aleo, sobre un chico malo y una chica buena a la que él no puede resistirse.
En el instante en que Piper Allen ve a Erik Titov, ella lo quiere, quiere su cuerpo duro como una roca, seguro, pero también quiere la fuerza y el misterio que hay detrás de esa actitud de jugador superestrella de hockey. Así que cuando él se acerca a ella en el bar y desliza su brazo alrededor de su cintura, ella está perdida. Lo que sigue es la noche más salvaje de su vida… seguida por el inevitable corazón roto la mañana siguiente. Y entonces, unas semanas más tarde, una gran sorpresa: dos líneas azules en una prueba de embarazo.
Solo un golpe en la cabeza podría hacer que Erik se enamorara de una chica buena como Piper. Pero desde su noche loca y sensual juntos, él ha estado intentando olvidarse de su cuerpo atractivo cayendo en la cama de cada mujer en Nashville, y no está funcionando. Así que cuando Piper aparece en su casa con una barriga de embarazo prominente, no le toma mucho a Erik sugerir la opción nuclear: matrimonio. Si bien se supone que todo debe ser una puesta en escena,  al segundo en que dicen “Acepto”, el hielo entre ellos empieza a convertirse en calor crepitante.
Incluye un mensaje especial del editor, así como extractos de estos títulos de Loveswept: Taking Shots, Trying to Score, y Empty Net.


Encuéntralo en:




Sobre la Autora:


Toni Aleo es la autora de la serie Assassins de Nashville: Taking Shots, Trying to Score, Empty Net, Falling for the Backup, y Blue Lines.

Cuando no está animando a sus queridos Predators de Nashville, va a los juegos de hockey de su esposo e hijo, a las competencias de su hija, o lee la última novela romántica.


Las portadas de los libros de esta serie han sido rediseñadas y aquí se las dejo (las de la parte de abajo son las nuevas :D)



Mi opinión sobre esta serie: Yo ya he leído esta serie y se ha convertido en un placer culposo para mí, porque aunque los libros no son innovadores ni fuera de lo común (y más bien un poco telenoveleros), logran engancharte y mantenerte pegada todo el tiempo (menos el segundo :S, fue el que menos me gustó!). Así que si buscas algo ligero y no tienes grandes expectativas, esta serie es perfecta para pasar un rato agradable ;)


Nos leemos ;)

martes, 23 de abril de 2013

Top Ten Tuesday (6): Libros que me gustaron MÁS/MENOS de lo que esperaba


Top Ten Tuesday es una sección hecho por el Blog The Broke and the BookishSe trata de una sección donde dicho blog propone un tema todos los martes y se realiza un conteo de diez libros, autores o cosas que se relacionen con el tema. 



Voy a empezar con los que menos me gustaron porque esa es más fácil :P




1. Breathe - Abbi Glines. Abbi Glines es una de esas autoras que empezó auto-publicándose y luego pasó a firmar con editoriales, y ahora es tan famosa que hasta ya van a publicar una de sus series en español (y a mí me ha dado ataque porque no puedo creerlo). Este libro está tan lleno de clichés que no paré de poner los ojos en blanco y bufar con la historia. Y esperaba más de él porque tenía había escuchado cosas "maravillosas" de Glines, pero fue totalmente decepcionante.

2. Crash - Lisa McMann (reseña aquí). Las premoniciones son una de mis cosas paranormales favoritas y como había visto tantas buenas reseñas de los libros de Lisa, creí que este sería un gran acierto... pero no fue así :/


3. The Selection - Kieran Cass. ¡Fallo total! Este libro tiene una portada preciosa que amé desde que la vi, pero no me pasó lo mismo con la historia. El argumento me pareció débil y la protagonista insufrible.



4. Losing It - Cora Carmack (reseña aquí). Como pueden leer en mi reseña, mi experiencia con este libro no fue nada buena. Me interesó su sinopsis pero fue una gran decepción a la hora de leerlo.

5. The Sea Of Tranquility - Katja Millay (reseña aquí). Un libro muy bien puntuado en GR y recomendado que no logró cautivarme como parece que cautivó a todos los demás. Al final de la lectura sentí que había perdido mi tiempo con él :/





6. Golden - Jessi Kirby (reseña aquí). Aunque ya había leído un libro de esta autora que me gustó, creí que este también estaría bien. Pero en realidad superó las expectativas y probablemente sea uno de los mejores libros que lea este año (hasta ahora ha sido el segundo en el año que califico con 5/5).

7. If You Find Me - Emily Murdoch  (reseña aquí). Como lo dije en mi reseña, no soy muy dada a los libros dramáticos/realistas porque muchas veces no logro conectar con los protagonistas. En este libro lo logré y me encantó la historia y me gustó más de lo que esperaba.


8. How To Lead a Life of Crime - Kirsten Miller (reseña exprés aquí). No tenía mucha confianza en esta historia porque había leído malas reseñas del anterior libro de esta escritora. Pero esta historia logró atraerme y me gustó mucho.


9. Hija de humo y hueso - Laini Taylor (reseña aquí). Había leído buenas reseñas de este pero aún así me sentí un poco renuente a leerlo. Cuando lo hice me arrepentí de no haberlo hecho antes. Sencillamente lo adoré *-*


10. Reasons I Fell for the Funny Fat Friend - Becca Ann. No he tenido buena experiencia con los libros indie, así que cuando empecé con este estaba un poco temerosa de lo que podría pasar en él. Pero en realidad terminó gustándome muchísimo y es una historia tierna que me encantó.




Y esa es mi lista el día de hoy. ¿Cuáles son los diez libros de los que esperabas más/menos?

Nos leemos ;)

lunes, 22 de abril de 2013

Reseña: Golden - Jessi Kirby

Título: Golden
Autora: Jessi Kirby
Editorial: Simon & Schuster
Género: Young Adult - Contemporáneo
Fecha de Publicación: 14 de mayo de 2013
Sinopsis: Parker Frost, de diecisite años, nunca ha tomado el camino menos transitado. La mejor de la clase y una chica buena por excelencia, está a punto de graduarse de secundaria sin siquiera haber besado a su amor platónico o roto las reglas. Así que cuando el destino deja caer una pista en su regazo —una que podría ser la clave para desenmarañar un misterio del pueblo— ella decide arriesgarse.
Julianna Farnetti y Shane Cruz son recordados como la pareja dorada de la Secundaria Summit Lakes: perfectos en todos los sentidos,  destinados a estar juntos para siempre. Pero el diario de Julianna cuenta una historia diferente, una de dudas sobre Shane y un romance prohibido con un chico artístico mayor. Estos son secrtetos que fueron arrastrados con ella la noche en que el jeep de Shane se hundió en un río congelado, dejando detrás un pueblo en duelo y sin cuerpos que enterrar.
Leer el diario de Julianna le da a Parker el coraje para empezar a vivir realmente, y también le da razones para preguntarse qué sucedió verdaderamente la noche del accidente. Armada con pistas del pasado, Parker cuenta con la ayuda de su mejor amiga, Kat, y Trevor, su amor platónico desde hace mucho tiempo, para rastrear algunas pistas. El misterio termina llevanto a Parker a lugares que nunca pudo haber imaginado. Y pronto encuentra que tomar el camino menos transitado hace toda la diferencia.


*Esta reseña (y sus citas) están basadas en una ARC que obtuve a través de Edelweiss*


[...]A veces encontramos nuestro destino en el camino que tomamos para evitarlo.


Parker es una de esas chicas tan comunes en los libros juveniles: simpática, guapa, inteligente, buena hija, y muy buena estudiante. Es una chica buena y siempre hace lo que se espera de ella. Pero entonces una pequeña decisión, tomar el diario de Julianna (una chica que lleva diez años muerta y su recuerdo aún vive en el pueblo), la lleva a vivir cosas que ella no creía que podrían pasarle, a sentir emociones que antes no creía posible sentir, y a desafiar y cambiar esa imagen de chica buena que todos tienen de ella. A vivir de una manera diferente y descubrir que en ella hay más que una hija perfecta.


El primer libro que leí de esta autora lo hice el año pasado (In Honor) y me gustó mucho. Así que cuando supe de este lo puse en mi lista "a leer" enseguida. Y me dio mucha alegría poder leerlo y no me decepcionó en lo absoluto.


Parker parece tener una vida perfecta y aparenta ser una chica perfecta (y tan cliché en los libros juveniles), pero las cosas no son así en realidad. Sus padres son divorciados, su padre se fue del pueblo y ella vive con su madre, una mujer estricta que no confía mucho en ella y parece vivir a través de Parker, ya que para ella es muy necesario que su hija no cometa sus mismos errores (quedarse embarazada joven, casarse y quedarse en ese pueblo) y logre cumplir los sueños universitarios que ella no tuvo.



Entonces Parker es una chica buena porque no quiere desilusionar a su madre, no quiere que su madre la odie como odia a su padre, y no quiere perder su amor. Pero en el momento en que Parker encuentra el diario de Julianna y empieza a hacer cosas impensables para ella (como saltarse un día de clase, o no escribir el discurso más importante de su vida a tiempo), se da cuenta que hasta ahora no ha vivido de la forma que ha querido, que solo ha hecho lo que su madre quiere y no lo que ella desea y quiere hacer con su vida.


[...]Ella nunca es cruel intencionalmente, y no grita. Pero siempre he hecho lo que ella ha querido. Nunca la he decepcionado. Eso es. Estoy asustada de decepcionarla. Porque eso es lo que mi papá hizo una y otra vez, y vi lo que sucedió entonces.

Página tras página el lector se da cuenta y nota el cambio en Parker. Cómo un simple diario de una chica que no logró vivir lo suficiente logra que otra chica se de cuenta que el aquí y el ahora son importantes, y que cumplir tus sueños y tus metas es lo ideal y no el intentar vivir una vida que no es tuya para hacer feliz a alguien más. Ese  es para mí el tema principal de esta historia y es una de las razones por las cuales la amé. Parker es sencillamente la clase de chica que todos deberíamos ser, alguien que aprende a vivir por sí misma y sabe que las cosas que haga y cómo las haga solo deben hacerla feliz (o no) a ella.



Hice lo que siempre hago: negar y evitar y acobardarme porque estaba asustada de lo que podría venir después si en realidad me arriesgaba. Un nudo de remordimiento se aprieta en mi estómago, y frustración hacia mí misma y mi continúa incapacidad de simplemente hacer las cosas. Simplemente tomar riesgos y oportunidades.

Pero además de Parker, los personajes secundarios de la historia también son especiales y muy importantes al desarrollo de la misma. Kat, la amiga alocada y fresca de Parker, una chica con miedo a perder a su mejor amiga y el polo opuesto de Parker; y Trevor, un chico guapo y especial que siempre ha estado presente en la vida de Parker pero que ella nunca se ha arriesgado a mirar detenidamente. Y bueno, la madre de Parker, una mujer difícil que cree tener la razón siempre y saber lo que es adecuado para su hija. Y está uno de mis personajes favoritos, el Sr. Kinney, un profesor de la secundaria que se encarga de inculcar a sus estudiantes una sabiduría especial que no todos los profesores tienen en ellos para enseñar (y a mí me hubiese gustado tener un profesor así).

Y por último, pero no menos importante, está Julianna, quien a través de sus páginas se muestra como una chica perdida y un poco inmadura en busca de aquellas cosas que la hagan vivir verdaderamente y la ayuden a descubrir quién es ella en realidad. A través de las páginas de su diario descubrimos a la verdadera chica detrás de la leyenda, a la chica con dudas y con vacíos que nadie más parecía conocer... y con una historia de amor especial pero con un final abrupto.


La verdad es, nuestros mundos algunas veces están equilibrados por las decisiones que tomamos y los secretos que guardamos.

Es un libro con una historia preciosa y una protagonista que me encantó. Es pausado y el desarrollo de la historia es adecuado y logra que el lector conecte con cada uno de los protagonistas y sufra con ellos cuando llega el momento. No soy muy adepta a la poesía, pero me gustó mucho cómo cada capítulo inicia con una pequeña parte de algún poema de Robert Frost que te da un pequeño vistazo a lo que puede suceder en el capítulo.

Este es un libro realista mezclado con un poco de misterio; es una historia sobre cómo una chica descubre quién es ella realmente, lo que quiere hacer con su vida, y lo más duro de todo, descubre que a veces las cosas no son como aparentan, que no siempre se vive en una historia perfecta con final feliz (o a veces sí), y que para que sus sueños y deseos se cumplan, hay que actuar y no esperar a que la vida se acabe o vivir aquellas cosas que no se quieren en realidad.



*Una de las frases que da inicio a la historia de Julianna*



Puntuación:





Sobre la Autora:



 

Jessi Kirby es la autora de Golden, que saldrá a la venta en mayo de 2013, Moonglass, e In Honor. También es una exprofesora de inglés y bibliotecaria, esposa, mamá, amante de la playa, corredora, y amante de la literatura juvenil contemporánea, el café fuerte y el chocolate oscuro... en ese orden.



¿Les llama la atención?


Nos leemos ;)

sábado, 20 de abril de 2013

...el número par que persigue al impar de cerca...


foto de lapunxes
 
 
...mi edad actual 39, número impar, es la suma de tres números consecutivos impares...¿Cómo he llegado a esa conclusión? pues muy sencillo si un número impar se define como 2n-1 mi edad es el resultado de la siguiente operación 11+13+15=39...y mi mente no para ahí...sigue con los números impares...como si la profe me hubiera puesto deberes para casa...y mezclando asignaturas y cursos escolares me sumerjo en un mar de números y letras:
1 soy yo comenzando esta carrera de fondo allá por el año 1973...es, también, el resultado de tu vida y la mía...no es dos es una...nuestra vida en común...
3 son los años que llevamos caminando juntas...nunca supe quién persigue a quién todo depende de la velocidad que adquiera cada una de nosotras...hay periodos en los que voy delante...hay etapas en las que me adelantas y me deleito en tu persecución...
5 años son los que te llevo de adelanto...5 años caminando y esperándo que nacieras...5 una carrera universitaria (en mis tiempos claro está)...5 por el culo te la (rima fácil)...
7 son las noches que duermo a tu lado desde que vivimos juntas...
9 meses de embarazo...¿el tuyo o el mío? Nooooooooo...el de Conchi...y tras esos meses de espera llegaron a nuestras vidas Sienna y Étienne...
11 años hemos de esperar para casarnos ¿Pero nos queremos casar? yo no...pero me divierte la idea...
13...sumados a 2000 el año actual que disfrutamos al máximo...
15 la niña bonita...la mía tú, sin duda alguna...
17 menos 1 del mes de abril de 2010...es el día en el que nos conocimos...
19 la noche de ayer en la que disfrutamos del concierto de love of lesbian...
 
...continuará...
 
...infinitos besos para vuestros bolsillos...
 
 



viernes, 19 de abril de 2013

Primavera II


Cada cambio de estación es, practicamente un cambio de armario, por lo menos eso creo yo si se vive en Berlín. Por la capital alemana nunca sabes si en verano va a caer la chaparrada del siglo, que sólo dura 5 minutos, pero que deja todo cual pantano, o si esa misma noche va a avolver a helar. Porque aquello de las heladas tiene su aquel en Berlín, nunca sabes si las temperaturas por la nochen van a bajar tanto o no, por eso frostfrei (sin hielo/helada) es una de mis palabras favoritas.

Ahora que el sol se anima a salir y a compartir con nosotros su agradable calor, es momento de dejar el plumas en el armario e ir sacando alguna chaqueta más fina y llevadera para estos días, pero cuidado, no nos confiemos porque aquí puede torcerse el tiempo en cualquier momento de la semana... Si se es previsor, se deja alguna prenda de más abrigo accesible en el armario, por si un día hay que echar mano de ella.

Es curioso ver a la gente cómo va disfrazadavestida por la calle; es verdad que no hace un calor veraniego, pero hay que reconocer que es momento de dejar el abrigo de invierno aparcado. Por Berlín hay de todo, como en todas partes, pero me resulta muy curioso ver esa mezcla de ropa invierno-primavera-voy-con-bailarinas-en los-pies-y-camiseta-de-manga-larga, pero-con-el-abrigo-de-invierno-bajo-el-brazo. Es curioso ver como hay gente que enseguida se medio despelota, y a ellos les digo, ¡tápate por Dios, tápate, que no quiero tener que ver taaanto de tí!

Hay cosas que se pueden ver todos los años por estas fechas:

-Ese clásico, las sandalias con calcetines. No tiene perdón ninguno, si tienes frío ponte una zapato/zapatilla más cerrado, y si tienes calor lleva SOLO las sandalias puestas.
-La gente que hace barbacoas en el parque; apesta, pero que rico sabe...
-Infinidad de carritos con niños, ¿dónde estaban todos esos niños escondidos hasta hace una semana?
-Gente haciendo malabares en el parque o en las aceras.
-De repente todas las heladerías de la ciudad han desempolvado sus cucharas de servir helado y lo tienen todo listo para hacernos caer en la tentación....

¡Que disfrutéis de la primavera!

jueves, 18 de abril de 2013

Primaveraaaa

¡Por fin ha llegado la primavera a Berlín! Ya se pueden dejar las ventanas abiertas y airear como se debe de airear una casa, sin quedarte pajarito en el intento. Que gusto poder dejar las ventanas abiertas y al llegar a casa que el airea sea fresco y que el ambiente no esté cargado; y es que tener la calefacción puesta porque si no salen carámbanos en toda superficie disponible, hace que el ambiente en mi mini palacio se cargue, y ¡de que manera!

Por fin he podido plantar las especias de este año en sus respectivas macetas, concretamente he plantado: dos plantas de romero, una de tomillo, una de oregano, una de mejorana y una planta de tomate.

No sé si las plantas creceran todo lo que yo quiero, porque el hecho de tener un piso en un Hinterhof (patio trasero) no es que ayude mucho; aunque debo decir que el año pasado crecieron muy bien y muy rápido.

La idea es, cuando hayan crecido recolectar los brotes y ponerlo a secar. Cuando estén secos cortarlos y meterlos en los botes especieros que ya están preparados para ser rellenados, y es que las especias del año pasado ya se están acabando. Espero que estas crezcan bien y rápido para poder utilizarlas pronto.

En un rato agarro mi manta pseudopicniquera y me voy al canal, a leer para el trabajo final de carrera, mientras disfruto del sol.

¡Espero que disfrutéis del día!

miércoles, 17 de abril de 2013

La edad del cinismo (I): el neoconservadurismo como retórica de la necesidad


 
 
“El trabajo del pensamiento no es el de denunciar el mal que habitaría secretamente en todo lo que existe sino el de presentir el peligro que amenaza en todo lo que es habitual, y el de volver problemático todo lo que es sólido”.
                                                                                                                                                                                M. Foucault

 
“El cínico es el que hace las paces con el mal del mundo”.
                                                                                                                                                                                     I. Singer
 
Los argumentos económicos que articula el discurso neoconservador son fácilmente identificables: entre otros, la necesidad de flexibilización de los mercados de trabajo a efectos de garantizar la competitividad empresarial, la importancia de reducir el déficits público en vistas a la sostenibilidad del estado, la prioridad de la iniciativa privada por razones de eficiencia y eficacia, el rescate del sistema financiero para garantizar la expansión del crédito a las empresas y por añadidura a las familias, la necesidad de establecer un control máximo sobre la política monetaria que evite cualquier escalada inflacionaria, la desgravación fiscal y mejora de las condiciones a las rentas de capital que incentiven las inversiones y eviten su deslocalización, las reformas laborales para mejorar la productividad y la restricción de sus áreas de intervención a los “servicios básicos” para no interferir en la dinámica de los mercados (aunque la categoría de “servicio básico” sea significativamente inestable, a excepción de la universal reivindicación del ejército y la policía como funciones estatales indelegables). En pocas palabras: la necesidad de “desregular” los mercados en tiempos de prosperidad y de “rescatarlos” con recursos públicos en tiempos de crisis. La fórmula subyacente es simple: garantizar la rentabilidad privada más allá de las fluctuaciones económicas, siendo el estado quien asume las pérdidas del gran capital financiero y empresarial.

A nivel político, la retórica neoconservadora se liga a la defensa de un cierto modelo de estado como garante de la economía de mercado y del mantenimiento del orden público. La remisión de la democracia a un mero procedimiento ligado al sistema parlamentario (marcado por la alternancia en el gobierno de los partidos de masas y por el control de las minorías parlamentarias) es complementado con la exigencia universal de respetar las reglas de juego establecidas (o, lo que viene a ser lo mismo, la «seguridad jurídica», especialmente de cara a “inversores”). A esta caracterización sumaria cabría añadirle otros «argumentos de necesidad» invocados por el neoconservadurismo (como sustento ideológico de las mal llamadas «democracias liberales»): necesidad de regular los flujos migratorios según las demandas de los mercados de trabajo y bajo la supervisión policial y militar (de modo de filtrar la inmigración irregular y garantizar la “integración” pensada en términos de asimilación a “normas” y “costumbres” nacionales), necesidad de limitar el derecho de asilo y de racionalizar la cooperación humanitaria, necesidad de homogeneización educativa orientada al desarrollo de la empleabilidad o de cualificaciones profesionales en mercados laborales comunes, reivindicación de una política cultural tradicionalista (ligada a la promoción de fiestas y eventos locales que protejan la “identidad nacional”, al desarrollo de políticas de preservación del patrimonio histórico-cultural, al control de las industrias culturales públicas y la interrupción de cualquier forma de mecenazgo artístico) y despliegue de una política securitaria internacional como mecanismo de protección ante la globalización del terrorismo y de las mafias así como la defensa de alianzas bélicas ante presuntos “enemigos de la libertad” y de los “derechos humanos”. La enumeración podría ser más exhaustiva e incluir variantes más elaboradas de este discurso que, aunque se base en el neoliberalismo, transgrede de forma manifiesta el credo de la “autorregulación del mercado”.
 
En conjunto, estos argumentos de necesidad niegan la “libertad” que este discurso proclama como valor supremo. La paradoja del neoconservadurismo es que en nombre de la libertad termina negándola bajo la retórica de la necesidad. La amenaza del caos es usada sistemáticamente para legitimar lo que es considerado un imperativo de acción. Lo fundamental, en este contexto, es que esa formación discursiva no se propone tanto articular una justificación teórica consistente como elaborar una práctica política presentada como ineludible. La defensa coral del sentido común y el llamado a la responsabilidad constituyen variantes de un enunciado fundamental: las alternativas políticas y económicas, en rigor, además de ser contrarias al “interés general” y en última instancia producto de posiciones “radicales”, no pueden más que conducir al “desorden” o a la “anarquía”. En suma, la glorificación de lo presente se transforma en rechazo de otras alternativas. En el límite, para este discurso no hay alternativa alguna a la opción política presente. No es de extrañar que muchos grupos sientan ante esta presunta “fatalidad” un profundo desencanto, lo que no hace sino constatar que la política de la resignación tiene consecuencias materiales.  

Por lo demás, aunque esos argumentos tengan cierta eficacia en las políticas de gobierno dominantes, bajo la forma de programas concretos, a menudo entran en colisión con la propia práctica de gestión, en la que se adoptan decisiones que nada tienen que ver con la “austeridad” o incluso el “interés económico”. Por poner algunos contraejemplos: la negativa a reducir el gasto político, la amnistía fiscal a los grandes capitales, la transferencia de recursos públicos a la banca, la subvención a instituciones como la iglesia católica o la monarquía y la política fiscal regresiva no tienen ningún vínculo estable con esos argumentos. Más bien, ponen de manifiesto un pragmatismo ideológico en la que todo vale para salvar al capital concentrado o a sectores institucionales esclerotizados.

Dicho de forma más específica: saben perfectamente que el deterioro de las condiciones laborales no implica creación de empleo, que reducir el déficits fiscal en tiempos de contracción económica agrava la situación de exclusión social y contrae más el consumo, que la iniciativa privada en ciertos ámbitos no sólo no es más efectivo sino que puede convertirse en un auténtico desastre (como ocurre con la sanidad, los recursos estratégicos, las pensiones o la educación), que salvar a la banca no conduce a un aumento crediticio, que una política monetaria rígida es un obstáculo para reestructurar los tipos de cambio, que un sistema tributario más progresivo -complementario a la supresión de paraísos fiscales y a la aplicación de una tasa a las transacciones financieras- permitiría gestionar con más recursos la crisis sin arremeter contra los damnificados, que la productividad no depende de la precariedad laboral sino de condiciones satisfactorias de trabajo, que las regulaciones estatales sobre la economía son imprescindibles en múltiples planos o que los “servicios básicos” como la policía o las fuerzas armadas son aparatos represivos que podrían reducirse notablemente de cambiar las condiciones sociales mayoritarias. Saben perfectamente lo que hacen –y por eso lo hacen.

Desde luego, si bien “argumentos de necesidad” de esa clase son manifiestamente falsos, seguirán siendo repetidos por el discurso hegemónico como una verdad de perogrullo, dogmas que no sería dado siquiera interrogar. Llegados a este punto, es claro que la función retórica de este argumentario es la legitimación ideológica de decisiones contingentes tomadas desde centros de poder sustraídos a cualquier control público. Saben de sobra del daño que están produciendo; sencillamente no les importa y ni siquiera contamos con medios de control democráticos para limitar estas decisiones basadas en cálculos de rentabilidad privada y no en criterios explícitos de bien público. Por centrarnos -a modo de ejemplo- en algunas instituciones supranacionales: ¿quién controla a organismos como la OMC, el BM, la OMS, el FMI, la CE, el BCE, entre otros? ¿Qué representan estas siglas sino la opacidad absoluta? ¿Qué sanciones están estipuladas ante los gravísimos “errores” de previsión de estas entidades y las pésimas recetas que han prescrito para gestionar la presente situación u otras similares en el pasado? ¿Quién supervisa, y bajo qué  criterios, el vínculo de la troika con los lobbies que marcan su agenda de reformas socialmente regresivas? Dicho de otro modo: ¿quién controla a estos mandatarios del gran capital?

El discurso neoconservador, pues, forma parte de la retórica cínica que esgrimen los ideólogos del orden instituido. Que encontremos expertos dispuestos a elaborar esa ideología de forma teórica habla, en todo caso, de una lucrativa alianza entre elites políticas y especialistas del ajuste, agentes financieros y académicos enriquecidos, pero no informa sobre las inconsistencias y perjuicios prácticos de ese argumentario (1), como el crecimiento de la pobreza, la destrucción de empleo, las restricciones impuestas en el acceso al sistema de prestaciones sociales públicas, el sobreendeudamiento de la población, el encarecimiento de bienes primarios o la pérdida de vivienda, por no ahondar en otros efectos menos visibles pero no menos devastadores como el éxodo juvenil, el suicidio o el aumento de distintas formas de violencia social.

El neoconservadurismo como cinismo, sin embargo, no se deja invertir: el cinismo contemporáneo –que apenas mantiene un remoto parecido de familia con el discurso filosófico griego homónimo- hunde sus raíces en la modernidad económica, en particular, en la disociación ética entre saber y poder. Comprender sus modalidades es condición para radicalizar una crítica al presente. Es de suponer que la eficacia simbólica de esa crítica se haga visible no sólo en la pérdida progresiva de legitimidad de la ideología neoconservadora sino también de una constelación cultural mucho más vasta, que sustenta la realidad histórica del capitalismo. Puede que entonces, aunque no logremos evitar que los grupos dominantes hagan las paces con el mal del mundo, al menos nosotros no las hagamos con ellos.

Arturo Borra
 

 (1) Aunque las críticas a este discurso no han cesado de multiplicarse, una refutación especialmente demoledora a la “racionalidad del capitalismo” ha sido desarrollada por Cornelius Castoriadis, en Figuras de lo pensable. Las encrucijadas del laberinto IV, trad. FCE, 2002, México, pp. 65-92.